miércoles, 10 de junio de 2009

El Humor tiene cara de Mujer: Cristina Wargon




Mujer: animal que suele vivir en la vecindad del hombre y que tiene una rudimentaria aptitud para la domesticación. Es omnívora y puede enseñársele a callar”


No siempre, no siempre, no siem…


La argentina Cristina Wargon no aprendió a callarse. Y en el colmo de las irreverencias, esta hilarante escritora cordobesa entró con paso firme en un cuestionable bastión masculino: la Literatura del Humor.


 “Lo primero que se necesita para ser infiel es un marido. Ponerle los cuernos al amante, es una suerte de tautología amorosa, pues un amante es transitorio, vocacional y gratificante; mientras los maridos son permanentes, obligatorios y aburridísimos…”

El estilo de Wargon es propio, aunque muchas veces fue comparado al de Ambrose Bierce. En “El Descabellado oficio de ser Mujer”, “Acaloradas” o “De Mujeres, Varones y otros percances” se estrella a fuerza de risas, el mito de que las mujeres no tenemos humor. 

“Señora, un revolcón no es caída y jamás hay que perder de vista que un hombre siempre ama a su esposa con la misma pasión que a sus zapatos viejos. No se amargue por la comparación, en el matrimonio como en el ejército, la “antigüedad” es un mérito”.

“Ya lo decía el inefable Oscar Wilde “cuando un matrimonio se hace muy pesado para llevarlo entre dos, hay que llevarlo entre tres” Déjese ayudar, muchacha, pero sobre todo piense. Un marido es algo que hay que tener, la cornamenta viene incluida en el artículo. Comprenderlo rápido es adquirir un estilo porque en verdad, para llorar en serio, para gozar en serio, para la pasión, en fin, se han inventado los amantes”

Reflexiones con humor, ironía y hasta un cierto toque de la infaltable ternura femenina:

“Si no fuera porque los hombres son tan pocos y apocados, tan tímidos y huidizos, tan plomos ¡y tan casados!, tal vez las mujeres solas no existirían”


“No puedo resistirme a una digresión feminista, pero si observan el texto bíblico verán que las mujeres estamos excluidas de ese pecado. Nadie ha dicho “No desearás el varón de tu prójima” ¡Gracias te doy, Jehová por ser machista!” 

Por supuesto, ningún artículo sobre Cristina Wargon que se respete, puede prescindir de sus consejos de “mamá mona” a las féminas de este mundo:

“1º) Si han tenido diez amantes, confiesen uno. Si veinte, reconozcan dos. Si treinta, me avisan, una chica así merece conocerse. 2º) Si el uno que están dispuestas a reconocer es Juan Pérez y es su compañero de trabajo, adjudíquenle el mérito a Montoto, que se exilió en Uganda. 3º) Escrachen a Montoto como el peor de los amantes imaginables. Tan endeble y tan blandengue que “recién conocí el amor con Vos”





Fuentes:



. “De Mujeres, Varones y Otros Percances” C. Wargon
. “El Descabellado Oficio de Ser Mujer” C. Wargon
Google