lunes, 25 de enero de 2010

La Exploradora: Mary Kingsley



“Sé que los fang se han comido a uno que otro blanco. Mas me parece que su canibalismo no nos tiene a los blancos por plato precisamente exquisito, sino de simple necesidad, como recurso cuando no hay otras viandas…o cuando el blanco ha dejado de ser tonto porque se ha creído muy listo”


Para la decimonónica exploradora Mary Kingsley, un caníbal no era más salvaje o peligroso que un súbdito de Su Majestad. Su falta de temor le permitió estudiar la religión y costumbres de los fang -y ser pionera en las investigaciones etnológicas en África- (1);  escalar los 4.095 m del monte Camerún (2), conducir su propia piragua por los rápidos del bravo río Ogooué, cruzar a nado las marismas de la cerrada jungla y ser la primera persona europea en adentrarse en el sector desconocido de Gabón.

Comenzar el día con un refrescante chapuzón entre sanguijuelas, seguido del energizante y agusanado desayuno selvático, eran parte de la rutina de Miss Mary tanto como pescar en los manglares -rodeada de insectos y cocodrilos-  penetrar algún tramo de selva a machetazos o enfrentar una fiera peligrosa… antes de compartir el five o'clock tea con una tribu de antropófagos.

Elegante, con su breve sombrerito floreado y la infaltable sombrilla, hizo dos expediciones al continente negro, en 1893 y 1894. Viajaba ligera de equipaje, con escasos recursos económicos y un pequeñito grupo de ayudantes africanos. Kingsley intercambiaba abalorios y tabaco por la comida y alojamiento de los fang, al tiempo que recolectaba en sus numerosos frascos, peces, plantas e insectos que no habían sido clasificados hasta entonces.

Mary Kingsley falleció antes de cumplir los 38 años de fiebre tifoidea. Su corta vida sin embargo, le alcanzó para convertirse en la mayor autoridad del siglo XIX acerca del África Occidental (3) Escribió las 750 páginas de "Travels in West Africa" (1897) libro que se convirtió inmediatamente en best seller y al que siguieron "West African Studies" y "The Story of West Africa". Recorrió Gran Bretaña dando conferencias sobre la rica cultura africana y defendiendo a los nativos del racismo imperante en su país. Sí, también tuvo que lidiar con los prejuicios de su época acerca de las mujeres exploradoras.

El célebre Rudyard Kipling (autor de "El Libro de la Selva") dijo que Mary Kingsley era “la mujer más valiente que había conocido en su vida”. Nada mal para una Exploradora que vivió entre cuatro paredes hasta los 30 años y sólo había leído sobre África y el valor… en los libros.





(1)   La Exploradora era hija de George Kingsley, Dr. en medicina, naturalista y escritor de viajes. A su fallecimiento, Mary se embarca a África con la intención de continuar las investigaciones de su padre sobre fetiches religiosos y sacrificios rituales.
(2)   Fue una de las primeras europeas en escalarlo. (“Travels in West África”)
(3)   M. Kingsley era autodidacta. Se había educado a sí misma en historia natural y etnología gracias a la regia biblioteca familiar.










Fuentes y enlace:
. Wikipedia
Imágenes: Internet
Google