domingo, 10 de abril de 2011

Las “Radium Girls” y el asesino radiactivo



En la primavera de 1917 Grace Fryer y otras 70 chicas, comenzaron a trabajar en la United States Radium Corporation de New Jersey. Su labor era pintar con un líquido fosforescente (1) los diales de relojes y contadores, para que brillaran en la oscuridad. “No hay de qué preocuparse, el producto es inofensivo” decían sus jefes y aconsejaban a las trabajadoras afinar las cerdas con los labios, para mantener precisas las pequeñas brochas. Coquetas y juguetonas, ellas también se pintaban las uñas y bocas y hasta se espolvoreaban el cabello con la sustancia brillante para sorprender a sus novios. Nadie advirtió jamás a las prescindibles chicas del peligro de la pintura radiactiva y ponzoñosa, aunque los directivos y científicos corporativos se protegían a sí mismos con guantes plomados y máscaras. Las Radium Girls fueron condenadas al envenenamiento, la mutilación, las monstruosidades, luego la burla, desprecio y difamación durante el proceso judicial… y finalmente a la muerte.



Grace se alarmó. Había cambiado su trabajo de pintora en la United States Radium por el puesto en un banco, pero cuando se sonaba la nariz, el pañuelo brillaba en la oscuridad. Estaba perdiendo los dientes, tenía abscesos y su mandíbula comenzaba dolorosamente a caer, algo que en el tiempo se conoció como “Mandíbula de Radio”. Otras de sus compañeras de trabajo en esa fábrica, también estaban sufriendo anemias, neoplasias y necrosis y se sabía que muchas habían muerto por causas desconocidas.

Después de largas idas y vueltas con médicos que no acertaban con los diagnósticos, Grace Fryer decidió demandar a su ex empleador, una lucha de David contra Goliat. Le tomó dos años y unos nueve dientes encontrar un abogado corajudo y dispuesto a enfrentar la poderosa empresa. Junto a ella, un total de cinco trabajadoras se unieron a la demanda y los medios de comunicación llamaron “Radium girls” al caso que por primera vez en la historia reclamaba en la corte por condiciones laborales abusivas. Confusión y controversias marcaron un juicio casi sin precedentes en la legislación laboral. La United States Radium echó mano a sus enormes recursos para defenderse: comenzó una campaña de difamación y empañó la reputación de las jóvenes atribuyendo a una supuesta “sífilis” los problemas de salud. Era 1927 y las chicas empeoraban su estado considerablemente.
Dos estaban en cama, Grace había perdido toda su dentadura y no podía sentarse sin el uso de un corsé para la espalda ni caminar. Para 1928, las “Radium Girls" no podían levantar sus brazos para tomar juramento en el tribunal…las cinco chicas estaban muriendo.
Hasta Marie Curie, quizás la primera Radium Girl de la historia, fue consultada en esos aciagos momentos: “Yo no soy médico, no puedo aventurar una opinión sobre las chicas” “Sería muy feliz de dar cualquier ayuda que pueda” – sin embargo, dijo Marie, “no hay absolutamente ninguna manera de destruir la sustancia una vez que entra en el cuerpo humano”. Madame Curie también tenía el silencioso asesino en su interior y después de sus dos Nobel, una anemia aplásica causada por las radiaciones, la llevó a la muerte en 1934.
Las Chicas del Radio ¿ganaron? la batalla legal y los pocos dólares acordados por daños y perjuicios no fueron cobrados, las cinco mujeres murieron en la década del treinta. Tampoco la compañía, a pesar de las abrumadoras pruebas en su contra, admitió jamás su responsabilidad.
Dicen que los cuadernos de Curie aún no pueden tocarse sin protección adecuada debido a la radiactividad, también que actualmente se puede medir la radiación en muchas de las tumbas de las Radium Girls. Y aunque aquellas muertes cambiaron la legislación laboral y los puntos de vista sobre la reactividad…el feroz e implacable asesino sigue en libertad.




1) Radio + sulfuro de zinc. El producto fue bautizado como “Undark” 


Nota: Las Radium Girls sufrieron el llamado “envenenamiento por radiación” que causó la enfermedad y muerte a las personas expuestas que sobrevivieron a los bombardeos de Hiroshima y Nagasaki.Este envenenamiento continúa siendo una de las mayores preocupaciones después del accidente del reactor nuclear de Chernobyl, y desde luego, la actual emergencia nuclear en Japón resalta la gran laguna médica: no existen medicamentos para tratar el “envenenamiento por radiación”, pese a las promesas para desarrollarlo.






For Alexis Peiró Jr.
You know: "Against stupidity the gods themselves struggle in vain (Schiller)"
Thank you very much my dear son...and partner. 








Fuentes:
. "Radium girls, women and industrial health reform 1910-1935". Claudia Clark
. “El síndrome de radiación” 
. “Un resplandor en la oscuridad…”
. “The Radium Girls 
. Radium Girls – Wikipedia inglés
Imágenes: Internet


Google