jueves, 5 de mayo de 2011

Side Notes

El tiempo, como decía Virgilio, huye irreparable. Mi cumpleaños pasó volando el pasado 3 de mayo y no me dio oportunidad de compartirlo con todos en un post. De todas formas agradezco de tutti cuore, los muchos y cariñosos saludos en Facebook y en el blog. El tempus fugit también atentó contra mis deseos de visitar y leer a los Amigos y responder aquí, en los comentarios como siempre. Disculpas, ¡muy pronto estaré visitando a todos!. Mientras continúo trabajando en el próximo artículo, respiro profundo y me animo a compartir este “No hubo Adiós” que alguna vez publiqué muy discretamente en "Les Insolents"
¡Mi beso y Abrazo para todos!
Susana





"Si para todo hay término y hay tasa
y última vez y nunca más y olvido,
¿Quién nos dirá de quién, en esta casa,
sin saberlo, nos hemos despedido?"
Límites. Borges


∞∞∞Σ∞∞∞



No hubo Adiós, no.
No hubo un Adiós propio,
ni lágrimas, ni vacío, ni estupor.


No hubo Adiós valiente ni cobarde,
ni elegante ni sórdido.
No hubo Adiós torpe, ni festivo,
tampoco un Adiós fúnebre.


No hubo Adiós musical
ni Adiós grosero o social.
No hubo Adiós irónico, malvado.
Tampoco un Adiós lánguido, becqueriano,
o un húmedo Adiós finisecular.


No, no hubo un Adiós fino,
una obra maestra de los Adioses.
Un Adiós excelso y digno.
No hubo un Adiós que pudiera ser desmentido por el tiempo.
Hubo Hasta Pronto.
Y Èl… no la volvió a ver.

Susana