miércoles, 21 de septiembre de 2011

La misteriosa Olga Chekhova


eine Frau charmante…
Joseph Goebbels

En mayo de 1939, el Mercedes Benz Cabriolet 540K de Joseph Goebbels detuvo su marcha en la residencia del ministro de Asuntos Exteriores del Reich, Joachim von Ribbentrop y descendió una bellísima mujer de rasgos eslavos y grandes ojos azules, vestida con un imponente y escotado vestido negro. Momentos más tarde, Olga Chekhova, actriz y sobrina del gran escritor ruso Antón Chéjov, ingresaba a la fiesta en honor del hombre más poderoso de Alemania y tomaba asiento en primera fila junto a Adolf Hitler.




Apenas veinte años antes, Chekhova había escapado de Rusia (1) con sólo un anillo para financiar su nueva vida en Berlín. En 1933, cuando Hitler llegó al poder, ya era una exitosa estrella de cine y mientras Europa marchaba hacia la guerra, ella era honrada con el título de Staatsschauspielerin (actriz del Estado) y símbolo de la cinematografía nazi. Sin embargo, la voluntad de Chekhova tenía otro dueño, Iósif Stalin.


A caballo entre la inteligencia de dos mundos cerrados, esta mujer sobrevivió a la guerra, al Führer y al Zar Rojo.  En 1949 creó una empresa de cosméticos anti-âge ; siguió actuando hasta los años setenta; publicó un dudoso libro de memorias y falleció tranquilamente en 1980, envuelta en uno de los misterios más inextricables de la historia. Aún en la actualidad, las investigaciones sobre su vida chocan con la pared de ladrillo de los archivos soviéticos. 



(1)  En lo que había sido el Imperio Ruso, tuvo lugar el conflicto bélico llamado Guerra Civil Rusa. En 1918 el recién constituido gobierno bolchevique (comunista) se enfrentó a las fuerzas contrarrevolucionarias del Ejército Blanco. La victoria de los bolcheviques llevó a la fundación de las Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS) en diciembre de 1922.




Fuentes:
Beevor, Antony. The mystery of Olga Chekhova. Penguin Books, 2005
Wikipedia, enlaces en texto.
Imágenes: Internet Google