sábado, 10 de diciembre de 2011

La Encantadora de Números: Ada Byron

1815-1852

Ciento cincuenta años antes que la computadora revolucionara el mundo, la hija de Lord Byron describió la máquina analítica de Charles Babbage y se convirtió en la primera Programadora de la historia. En 1843 aseguró que un ordenador podía ser utilizado para la ciencia; componer música compleja; producir gráficos, inteligencia artificial y otros muchos usos. Quienes hoy consideran a Babbage como el padre del hardware, dicen que Ada Byron fue la madre del software, a pesar de que su nombre permaneció oculto bajo las iniciales A.A.L. por largo tiempo. Hacia 1979 el Departamento de Defensa de EEUU nombró “Ada” a un idioma del software en su honor y en el 2011 se filmó Enchantress Of Numbers película sobre su vida, dirigida por Bruce Beresford y protagonizada por Zooey Deschanel. 



-Te arrepentirás de haberte casado con el diablo- dijo Lord Byron a Anna Isabella Milbanke en la noche de bodas y cumplió la advertencia. El matrimonio duró apenas unos meses y mientras sucedía una enconada y pública separación, nació Ada, la única hija legítima del célebre y romántico poeta inglés. Su guapo padre, a quien no conoció, abandonó Inglaterra en 1816 para no volver jamás.
Lady Byron, apodada por el breve esposo, princesa del paralelogramo, odiaba parejamente poesía y poetas, y educó a la pequeña Ada en sus materias preferidas: matemáticas y ciencias. Hizo un buen trabajo; la niña mostró excepcionales condiciones para estas materias, aunque no se alejó del todo de las artes. Más de una vez en su vida, Ada mezclaría la comprensión de las matemáticas con una gran imaginación.
A los 17 años, tres acontecimientos marcaron su vida. Conoció a la extraordinaria Mary Somerville, primera mujer miembro de la Royal Astronomical Society, quien acababa de publicar un libro sobre astronomía matemática El Mecanismo de los Cielos. Esta científica se convirtió en su mentora y la alentó en el terreno de la tecnología. Luego, le presentaron a Charles Babbage


respetadísimo profesor de matemáticas que proyectaba la intrigante “Máquina Analítica”. También por entonces, la joven Ada fue por primera vez a una carrera de caballos, y el turf se convirtió en una de sus debilidades (en Argentina le hubieran llamado “burrera”)
Babbage estaba impresionado por la inteligencia de Ada Byron y la forma en que ella entendía su “computador”, tanto que en el tiempo fue él quien la bautizó cariñosamente “La Encantadora de Números”. Comenzaron por entonces un entusiasta intercambio epistolar que derivó en un trabajo en conjunto. Si bien Ada se casó con el conde de Lovelace (y pasó a ser conocida como Lady Ada Lovelace) continuó enviando sus notas y comentarios a Babbage.
Estas “Notas” fueron 7 ensayos y 40 páginas que se convirtieron en un valioso conjunto de instrucciones complejas para la operación de la máquina analítica.


Escribió un plan para calcular los números de Bernoulli, y este plan es considerado en la actualidad como el primer programa de ordenador. No menos importantes fueron las especulaciones propias de la hija del poeta, respecto del potencial de esa máquina. Aunque Ada y el protoinformático Babbage fueron colegas, la labor de la mujer quedó relegada a un segundo plano; muchos pensaron por entonces que ella era una mera transcriptora de las ideas del hombre. Sin embargo y mucho tiempo después, se supo que fue Ana quien imaginó una máquina capaz de interactuar con su operador, dotada de una memoria, una unidad operativa, una perforadora de tarjetas y una impresora. Su trabajo, que incluyó demostraciones de cómo calcular funciones trigonométricas que contuvieran variables, fue publicado en 1843 sólo con sus iniciales.
La informática-matemática que se adelantó a su época, tuvo a su vez, una vida privada azarosa. Era  
asmática, depresiva, alcohólica, jugadora compulsiva (se farreó la fortuna familiar) y no le faltaron los escándalos amorosos. Una de sus tres hijos, Scherezada, habría sido fruto de la pasión entre Ada y Sir David Brewster, inventor del caleidoscopio.
Falleció de cáncer a los 36 años, la misma edad en que murió su famoso padre y pidió ser enterrada junto a él. Hoy los “encantadores” Byron descansan juntos en la iglesia de Hucknall, en Nottinghamshire...In secret we met /In silence I grieve/ That thy heart could forget/Thy spirit deceive/If I should meet thee/After long years/How should I greet thee!/With silence and tears. (1)





(1) “When we two parted…” Lord Byron.




Fuentes:
. Bradley, Michael John. The foundations of mathematics: 1800 to 1900,Pioneers in mathematics. Infobase Publishing, 2006. Pág. 69
. Stamhuis, Ida H. The changing image of the sciences. Springer, 2002
. Ada King Lovelace (Countess of), Toole, Betty Alexandra. Ada, the enchantress of numbers: a selection from the letters of Lord Byron's daughter and her description of the first computer. Strawberry Press, 1992.
Imágenes: Internet


Google