viernes, 1 de junio de 2012

Atotoztli II, la Reina Azteca


-¿Y el ombligo?- preguntaba la desconcertada ticitl , mirando hacia todos lados. El rito imponía envolver el cordón umbilical en un paño y enterrarlo junto al hogar, bajo la piedra del metate. Este procedimiento era indispensable para que la niña recién nacida se quedara siempre en casa, ligada a sus deberes familiares; algo sencillo en una vivienda azteca corriente donde el suelo era de tierra, pero no en el suntuoso palacio con pisos de madera de Moctezuma Ilhuicamina. Nadie escuchaba los rezongos de la vieja comadrona. El rey había llegado; se abría paso entre cientos de concubinas curiosas  y asomaba tras la espesa cortina bordada de plumas, donde lo esperaba la amada Chichimecacihuatzin, y su hija, Atotoztli(1)


Según la historia oficial, ninguna mujer ocupó el trono de Tenochtitlán. Sin embargo, es muy posible que a la muerte de Moctezuma El Viejo, le sucediera su hija, Atotoztli II.





Tlakaélel, el poder detrás del trono


Guerrero, pensador, economista, estadista, sacerdote y reformador religioso. El hombre que cambió para siempre el destino de los mexicas, no fue rey pese a la noble cuna (de allí su nombre que significa el desposeído). De todas formas, Tlakaélel se arregló para ser el personaje más influyente y poderoso de la historia azteca. Durante cincuenta años Tlakaélel fue Consejero de tres tlatoanis: Itzcóatl, Moctezuma Ilhuicamina y Axayácatl. El creador de la Excan Tlahtoloyan (2) ideó una reforma completa de la sociedad y fue el autor intelectual de la visión mística-génico-guerrera del pueblo mexica. Para lograr estas hazañas, el desposeído Tlakaélel mandó a destruir todos los libros históricos (viejos códices propios y de los pueblos vencidos, donde el pueblo mexica aparecía débil y pobre) y reescribió una “historia favorable” al nuevo prestigio de Tenochtitlán y su pueblo elegido del sol. Estos cambios favorecerían principalmente a Moctezuma el Viejo.

“Su Señor el Airado, Flechador del Cielo”


El quinto huey tlatoani mexica, Moctezuma Ilhuicamina (c. 1398–1469) afianzó el poder absoluto y teocrático e inició una era de esplendor económico y artístico sin precedentes. Durante su reinado y con el solícito Tlakaélel a sus espaldas, no faltó agua preciosa (sangre) para complacer al insaciable Huitzilopochtli, deidad principal. El encumbrado Consejero había convencido a los sabios de que la sangre humana evitaría la muerte del sol, para lo cual la guerra era indispensable y las conquistas, una misión divina. Moctezuma El Viejo reinó durante largos treinta años y cuando falleció, no dejó hijos legítimos que heredaran el trono. ¿Cómo se arregló la sucesión? Según nos cuentan, el nieto de Moctezuma I, Axayácatl, subió inmediatamente al poder, pero ¿fue realmente así? ¿O el travieso Tlakaélel volvió a reescribir la historia?












Atotoztli o Huitzilxochtzin es casi una desconocida. No existen pinturas sobre ella (por esa razón, la imaginamos y dibujamos para este artículo) y desde luego, su nombre no se registra en la lista de los tlatoanis mexicas. Consta sí, que era hija (para algunos autores, la preferida) de Moctezuma El Viejo, que fue casada con Tezozómoc y fue madre de tres emperadores: Axayácatl , Tizoc y Ahuizotl. Hasta aquí, la versión de los autores primitivos. Sin embargo, no son pocas las fuentes que la señalan como la sucesora del padre y Reina de Tenochtitlán. En Los Anales de Tula (van Zantwijk 1979) y en las memorias registradas del fraile franciscano Motolinía (1964:8) se menciona que esta Mujer actuó como regente durante al menos seis años (1466 a 1472) después de Moctezuma I y antes de su hijo Axayácatl. “Relación de la Genealogía (1941:254) por su parte, va más allá, incluso afirma que Atotoztli II gobernó por más de treinta años. También Alvarado Tezozómoc (1975:179) y López de Gómara (1826:137) entre otros, la confirman como reina y este último, con una referencia muy reveladora:

“A Moteuhzoma le sucedió en el reino una hija suya llamada Atotoxtli, que no había heredero más cercano, la cual casó con un pariente llamado Tezozmoctli, hijo de Itzcohuatl y parió de él muchos hijos, de los cuales fueron reyes de Mexico tres, uno tras otro como habían sido los hijos de Acamapich…Axayactl fue rey después de su madre y dejó hijo que llamó Moteuhzoma por amor de su abuelo”

¿Aceptaron aquellos temerarios guerreros aztecas a una Mujer como su soberana y comandante en jefe? Es difícil asegurar. La guerra era un asunto exclusivamente masculino entre los mexicas y éstos se encontraban en su período de conquistas y engrandecimiento. Luego, la sociedad enaltecía el valor de lo masculino desde las bases hasta la cúspide de los grupos dominantes de fuerte tendencia militarista. Lo indudable es que hubo una ruptura en el patrón de sucesión normal y el nombre de Atotoztli II surge una y otra vez, como reina legítima. Si realmente fue así, es muy probable que “alguien” pasara por grandes apuros, estirando la muerte de Moctezuma el Viejo y adelantando la asunción del nieto, para oscurecer el papel político de esta soberana.

Un poco más de medio siglo después y luego de que Hernán Cortés conquistara a sangre y fuego México-Tenochtitlán, otra Mujer, Tecuichpo Ixcaxochitzin, más conocida como Isabel Moctezuma “la última princesa mexicana”, proclamó y defendió el reinado de Atotoztli II. Ella también había sido jade precioso, pluma de quetzal para su padre, Moctezuma II.

1. Texto adaptado del Capítulo I de El Corazón de Piedra Verde de Salvador de Madariaga "El Rey Nezahualpilli tiene una hija"
2. Triple Alianza, confederación de Tenochtitlan, Texcoco y Tlacopan.

Fuentes:
Klein, Cecelia F. Gender in Pre-Hispanic AmericaTrustess for Harvard University.   Editor. 2001– Pág. 333
Dominguez, Humberto. Los Mexicas. Chávez. 2010- Pág. 3
Nelson, Sarah M. Ancient Queens: Archaeological Explorations. Volumen 5 de Gender and Archaeology Series. Rowman Altamira, 2003. Pág. 139 
Pellizzi, Francesco. Anthropology and Aesthetics, 47: Spring 2005. Harvard University Press, 2005
Gillespie, Susan D. Los Reyes Aztecas: La construcción del gobierno en la historia Mexica. Siglo XXI, 1993
Biblioteca Mexicana – Pág. 182
Rodríguez-Shadow, María. La Mujer Azteca. Volumen 6 de Colección Historia UAEM, 1991
. Wikipedia: español e inglés, enlaces en texto.
Imágenes: Internet. Atotoztli II, propia


Para: Para María García Esperón, descendiente de Moctezuma, madre de “Copo de Algodón”, querida amiga.

Google