viernes, 2 de noviembre de 2012

355. La hija oculta de la Revolución estadounidense


En tiempos de separatistas norteamericanos contra imperialistas británicos, una misteriosa mujer se infiltró en las filas enemigas que ocupaban las calles de Nueva York y Long Island, durante los momentos más azarosos de la Revolución. La 355 pertenecía al Anillo Culper, el más exitoso y eficaz de los grupos de inteligencia creados por el maestro del espionaje militar: George Washington. Descubrió traidores, proporcionó información oportuna y precisa a sus líderes, se jugó la vida y protagonizó una cinematográfica historia de amor, peligro y felonía con un final estremecedor. 232 años después de sus proezas, el nombre y rostro de esta agente siguen desconocidos para la historia.


//El artículo completo con un clic en el título y/o en nuestro video.











Trece eran las colonias británicas en América del Norte (1) y se habían unido contra el Imperio Británico en lo que fue la primera insurrección colonial contra una metrópoli. La guerra de la Independencia de los Estados Unidos había comenzado. Los británicos intentaron afirmar su autoridad y enviaron tropas de combate. Los estados movilizaron sus milicias y entraron a la lucha en 1775 con su flamante comandante en jefe: George Washington. En el Congreso Continental se oían voces que proponían sustituir a Washington por otro líder, muchos le reclamaban no haber hecho más que retirarse una y otra vez, pero el viejo George contaba con el caluroso respaldo de sus soldados y algunas cartas bajo la manga para lograr la victoria definitiva. Washington necesitaba saber de antemano todo sobre el enemigo y comenzó a organizar grupos de personas comunes y corrientes, su propia red de inteligencia para estar informado. El grupo que operaba en las peligrosas calles de Nueva York se llamó Anillo Culper y fue, lejos, el más organizado y exitoso de toda la red de espionaje. El Culper Ring o Anillo Culper se formó en el verano de 1778 y estuvo activo hasta 1782. Sus dos principales miembros –que respondían directamente a Washington- fueron llamados por sus nombres claves Samuel Culper y Samuel Culper Jr., el resto de los agentes convocados sólo tenían un número de tres dígitos. Tan secreto era este “servicio secreto”, que ni siquiera el Comandante en Jefe (el “711”) conocía a todos los integrantes. Los hombres y mujeres del Anillo fueron los primeros en la historia en codificar mensajes en los periódicos y usar tinta invisible entre líneas de cartas comunes. Una falda negra en el tendedero, el número de pañuelos blancos en la línea del lavado, informes codificados en letras y números, indicaban desde el tamaño de las tropas británicas y el estado de sus provisiones hasta cuándo y dónde pensaban atacar. Entre todos estos agentes secretos, una mujer destacó por su audacia e inteligencia. Para algunos historiadores la Agente 355 fue una de las primeras mujeres estadounidenses en operaciones encubiertas, otros se refieren a ella como la hija oculta de la revolución estadounidense y hay, desde luego, quien niega la existencia de esta mujer.

Se cree que 355 era miembro de una prominente familia conservadora y esa posición social 




le habría permitido un acceso prácticamente ilimitado a los líderes políticos y militares británicos, que operaban en el área de Nueva York. 

Uno de los éxitos contundentes de su trabajo fue exponer al tristemente célebre Benedict Arnold, símbolo de traición para los estadounidenses hasta la actualidad. Otro de sus “cazados” habría sido el resbaladizo y muy elegante espía británico John André (que conspiraba junto con Arnold) y terminaría en la horca bajo las órdenes de Washington. 355 no paraba de enviar la mejor información a su Comandante en Jefe a través del Anillo Culper, pero entre mensaje va y mensaje viene, esta mujer se habría enamorado profundamente de uno de sus jefes, Robert Towsend, más conocido por su nombre en clave: Samuel Culper Jr. La relación entre los amantes, signada por sus respectivas y peligrosas misiones de inteligencia y contrainteligencia, no duró demasiado. Al parecer, del mismo modo en que la agente 355 había expuesto a los traidores, éstos y en particular John André, habían tenido el tiempo suficiente para denunciarla ante sus superiores como espía al servicio de Washington. Una devolución de atenciones. Hay versiones que aseguran que Robert (el “querido Robert", según algunas cartas…) le rogó a su amante que no siguiera trabajando, de ser así, tenía buenas razones…ella estaba embarazada de su hijo. En octubre de 1780, la mujer conocida como 355 fue capturada, acusada de espía y encarcelada en el fétido y tristemente célebre “HMS Jersey” barco prisión inglés, amarrado en el East River. Se especula que fue torturada, aunque los británicos no lograron arrancarle una palabra, ni siquiera su nombre o el de su amante, mucho menos algo sobre la red de espionaje. En esa embarcación 355 dio a luz a su hijo Robert Townsend Jr…y luego murió. El anillo Culper siguió activo un par de años más y pasó a la historia como el primer grupo estadounidense súper secreto, modelo e inspiración para la CIA y otras agencias similares y varias de las técnicas que inventaron, se encuentran en uso en la actualidad. Algunos dicen que este Anillo aún existe… 
Para la leyenda quedó aquella oficial de inteligencia que sirvió con valentía, la hija oculta de la Revolución que practicando la segunda profesión más antigua de la humanidad le dio información vital al célebre Washington, la heroína, la Mujer sin nombre y sin rostro, la 355.



1. Delaware, Pennsylvania, New Jersey, Georgia, Connecticut, Massachusetts Bay, Maryland, South Carolina, New Hampshire, Virginia, New York, North Carolina y Rhode Island, Providence Plantations.

Fuentes:

. Rees, James, Spignesi. George Washington's Leadership Lessons: What the Father of Our Country Can Teach Us About Effective Leadership and Character. John Wiley & Sons, 2011.
. Hastedt ,Glenn Peter, Guerrier Steven W. Spies, Wiretaps, and Secret Operations: An Encyclopedia of American Espionage. Pág. 217
. Reynard, Robert. Secret Code Breaker Three. Smith & Daniel, 1999. Pág. 19
. Hastedt, Glenn P. Espionage: A Reference Handbook. Contemporary World Issues.ABC-CLIO, 2003. Pág. 2
. Wikipedia (inglés y español) enlaces en texto.
Imágenes: Internet
Google