viernes, 21 de diciembre de 2012

Modelo 2013



(21 de diciembre y sereno. La consummatio mundi, que fatigó profecías a lo largo del año, finalmente no se produjo y el viejo mito, cuidadosamente doblado y guardado, espera hasta la próxima vez) 

Mientras comenzamos a cerrar el trajinado 2012 y aprovechamos la pausa para reparar y poner a punto nuestros espíritus, proponemos dar una nueva mirada a un viejo transporte: La Nave de los Locos.







La Stultifera Navis, traducida como La Nave de los Locos o de los Necios, fue escrita por el alemán Sebastian Brant y publicada originalmente hacia fines del siglo XV. La obra satírica y moralista, narra la historia de un barco lleno de locos que navega hacia Narragonia, la Tierra de los Tontos y nos pinta en cuerpo y alma una sociedad que ha cortado amarras con la Edad Media y no encuentra puerto. Príncipes, lacayos, hombres, mujeres, blasfemos y usureros lucen envueltos en un centenar de necedades intemporales, en la sinrazón del mundo y la ridiculez de los hombres. 

Nada es demasiado viejo y mucho menos novedoso para nosotros en esta composición literaria, donde aún hoy podemos ver nuestras propias contrahechuras. 
Michel Foucault –quien dedicó a la Stultifera Navis el primer capítulo de su Historia de la Locura en la Época Clásica (1961)- afirma que barcos como éste existieron realmente y tenían la misión de llevar lejos de los muros de la ciudad a los insensatos. El agua los purificaría, la navegación los libraría de la incertidumbre de su suerte, el viaje, sería el último de sus días.
Quizás sin proponérselo, Brant creó un nuevo tipo de literatura, influyó en grandes escritores y sobre todo, nos dejó la imagen imborrable de esos locos expulsados de las ciudades y vagando a la deriva. Locos, prisioneros de su misma partida y del mar, la masa oscura de sus propios valores; locos que representan a la Humanidad toda, con sus pecados y vicios. 









(1) Sebastian Brant, La Nave de los Locos.
(2) Fragmento de Otras Inquisiciones. La creación y P.H. Go/sse. Jorge Luis Borges

Fuentes:
Revista de Filosofía. Brant, Sebastian. La Nave de los Locos.
. Araos Bralic, Josefina. “La Nave de los locos de Brant. Un viaje de la Humanidad hacia la locura”
. Brant. Sebastian. La Nave de los Necios. Ediciones Akal 2011
. Foucault, Michel. Historia de la Locura en la Época Clásica
. Wikipedia, enlaces en texto.
Imágenes: Internet 







/Esta es mi nave de los locos/ de la locura es el espejo./ Al mirar el retrato oscuro, todos se van reconociendo./ Y al contemplarse todos saben, /que ni somos ni fuimos cuerdos,/ y que no debemos tomarnos por eso que nunca seremos./ No hay un hombre sin una grieta, /y nadie puede pretenderlo;/ nadie está exento de locura, /nadie vive del todo cuerdo/ (1) 

Stultifera Navis por Hieronymus Bosch

Se rumorea que una Stultifera Navis Modelo 2013 está anclada en un puerto cercano, esperando que la abordemos, para cumplir con nuestro destino de locos sin rumbo y siempre a punto de naufragar. 

Sin embargo, ese porvenir inevitable, preciso, puede no acontecer, porque, según nos asegura el Poeta: Dios acecha en los intervalos.(2)

Felix dies Nativitatis, Felix sit annus novus, gente querida. Nos reencontramos el próximo 3 de marzo con más Mujeres con Historia. ¡Mi abrazo para todos!
Google