domingo, 15 de marzo de 2009

“La Belle Insoumise": Ninon de Lenclos


“…porque me atrevo a ser esta loca, falible, tierna y vulnerable,

que se enamora como alma en pena

de causas justas, hombres hermosos,

y palabras juguetonas…”


“No me arrepiento de nada”

Gioconda Belli



En 1615, cuando Maria de Médicis se daba el gustazo de regir -por un ratito- el destino de Francia, el joven Luis XIII era casado con la infanta Ana de Habsburgo y el ambicioso Richelieu comenzaba su ascenso al poder… nacía Ninon, una interesante mujer, que ingresaría a la historia por su rasgo más característico: la insumisión.


Anne “Ninon” de Lenclos, escritora francesa, aristócrata, cortesana y mecenas de las artes, se atrevió a ser todo lo que soñó, y una de sus primeras decisiones fue “hacerse hombre”, equivalente en su tiempo a disfrutar moralmente de todos los placeres de la vida… libremente.

Se sabe que todavía adolescente, había leído gran parte de la literatura clásica y filosofía, hablaba y escribía con fluidez el italiano y español y era bella, claro que sí, pero sin exageración. Ninon no fue la cortesana típica. En “La coquette vengée”(1659) y sobre todo en “Lettres de Ninon de L’Enclos au marquis de Sévigné”  reflexionó sobre la mujer en la sociedad de la época que se debatía entre la frivolidad y la tiranía del marido y nos legó una serie de aforismos que han llegado hasta nuestros días.

Ninon abordó con entusiasmo y responsabilidad temas como el “cuidado y el manejo de la esposa o la amante”, la “forma correcta de iniciar un galanteo"  y “seducción, fisiología y habilidad en el acto sexual”:



 "Esta muy bien guardar la comida para el otro día, pero el placer hay que tomarlo según viene".


"Háblale constantemente a la mujer de ella misma y raras veces de ti. Ten por seguro que a ella le interesa cien veces mas los encantos de su propia persona que toda la gama de tus emociones"

“Una mujer sensible debería ser guiada por su cabeza cuando busque un marido y por su corazón cuando busque un amante”

“Se necesita más genialidad para hacer el amor que para liderar ejércitos”
“La belleza sin gracia es un anzuelo sin cebo”



Se cuenta que durante toda su vida activa “Ninon” de Lenclos llegó a tener unas cinco mil citas eróticas, Luis XIV la consultó a menudo por su buen juicio y poderoso sentido común y en su salón literario en L´Hotel Sagonne tuvo relación con las más prominentes figuras políticas y literarias de la época como Coligny, el príncipe de Condé, Molière, Racine y un Voltaire muy joven, entre otros.

Quizás “La Belle Insoumise” fue –como dijo el duque de Saint Simon en 1705- “Un claro ejemplo del triunfo del vicio, cuando se dirige con inteligencia y se redime con un poco de virtud."











Enlaces: Wikipedia
Imagen: Internet


Google