martes, 3 de junio de 2014

Doktor…Fräulein Doktor



Ella podía ser cualquier mujer y estar en cualquier lugar; en un hospital, en la fiesta de una embajada, en la sala de interrogatorios del enemigo, en un café de París y hasta quizás en alguna trinchera, disfrazada de soldado. 

Durante los años de la Primera Guerra Mundial, y aún después, Fräulein Doktor o Mademoiselle Docteur fue la pesadilla recurrente de los soldados aliados.


Todos hablaban de ella, muchos aseguraban haberla conocido y nadie tenía certeza sobre su identidad. Se decía que era la espía del káiser, que “interrogaba, seducía y torturaba a los prisioneros”, que “hablaba francés sin rastro de acento extranjero” “Una mujer con nervios de acero, personalidad fría, mente lógica, la sensualidad bien controlada, un cuerpo fascinante y ojos demoníacos” según Magnus Hirschfeld

La literatura de entreguerras y los informes de inteligencia, recogían las teorías más dispares y contradictorias sobre la misteriosa mujer y los folletines y cómics se encargaban de dotarla de un sadismo enfermizo y una crueldad sin límites. ¿Quién era realmente esta peligrosa mujer? La historia tiene dos candidatas: Annemarie Lesser y la Doctora Elsbeth Schragmüller, ambas hermosas, políglotas y con inteligencia por encima de la media. Una más que la otra pudo ser la temida Fräulein Doktor, o no. 

Con independencia de la verdad, en la imaginación de esos soldados cansados, desilusionados y castigados, siempre al borde del abismo, la espía había sido muy real. “Somos vírgenes del horror, igual que del placer” se lamentaba el Bardamu de Céline en "Viaje al Fin de la Noche" y Fräulein Doktor, precisamente, había sido horror y placer por partes iguales.

En nuestro audio, algo más...  


 Fuentes: 
. Price, Bill. Spies of the First World War. RW Press, 2013. Pág. 1916 
. Manzanera, Laura. De Mujeres espías: intrigas y sabotaje tras las líneas enemigas.. Pág 216 a 219 
. Cappi, Andrea Carlo. Le grandi spie. Vallardi 
Imágenes: Internet Google

lunes, 12 de mayo de 2014

Elena Ceauşescu



25 de diciembre de 1989. 4 p.m. Cuartel Militar de Târgoviște, Dâmboviţa, Rumania.

El pelotón de fusilamiento había descargado la última ronda de disparos y una nube de polvo envolvía el patio. Durante un largo minuto, soldados, testigos, jueces y camarógrafos permanecieron rígidos y en silencio, con las miradas fijas en los dos cuerpos caídos junto al paredón amarillento y descascarado. 120 impactos directos y el grueso hilo rojo que había comenzado a dibujarse en el suelo, atestiguaban que la poderosa Elena, Madre de la Nación y Nicolae Ceauşescu finalmente no eran dioses. 
Eran humanos y estaban muertos.


viernes, 25 de abril de 2014

Maud Gonne y su Poeta



Los amores no consumados tienen ese, qué se yo, ¿viste? 
Mezcla rara de penúltima ocasión y de loco berretín…


La historia ¿Balada? de Maud Gonne y Yeats fue romántica, tumultuosa y mística; el resultado de unir una hermosa y desafiante activista política con el poeta más famoso de Irlanda, dos luminarias, un par de piantaos que se amaron a su manera. 

Sobre Maud se dice que fue la Juana de Arco irlandesa. Luchó para preservar la cultura de ese país durante el período de colonización británica, organizó protestas, fundó una sociedad de mujeres revolucionarias, trabajó con la Cruz Blanca de Irlanda a favor de las víctimas de la violencia, escribió artículos políticos y feministas y hasta conoció, por dentro, las cárceles inglesas. 
W.B. Yeats fue el primer irlandés en ganar un Premio Nobel de Literatura y una de las figuras más destacadas de la literatura del Siglo XX. Amó y persiguió por décadas a Maud Gonne, le propuso matrimonio en cuatro ocasiones sin éxito y por supuesto…la inmortalizó en sus versos. 

“…más un solo hombre amó tu alma en ti, viajera. Y las penas amó de tu cambiante cara.” 

Maud y Yeats fueron miembros de la Golden Dawn, una fraternidad de magia ceremonial y ocultismo donde se practicaba la teúrgia y el desarrollo espiritual. Allí, entre sueños, trances y visiones, los tortolitos celebraron un matrimonio espiritual. No se tocaron jamás, aunque algunos aseguran que una vez se dieron un beso y luego se arrepintieron.

La pareja no obstante, disfrutó de una singular intimidad. Se abrazaron y desearon sobre el papel y las letras de uno y otra llevaron sus contenidas emociones a lo largo de muchos años. En su momento, el gran público que saboreó este romance finisecular, prestó más atención a Maud Gonne por su belleza excepcional, destino de musa y tema obsesivo de Yeats, que por su contribución significativa a la historia de Irlanda. Para descubrirla, hubo que retroceder a través de las muchas máscaras y velos que Yeats creó para ella. Sin embargo Gonne también fue un poco cómplice de la creación de su mito. En las cartas a su amante se mostró muy satisfecha por la forma en que Yeats la retrataba en sus poemas e incluso se asoció feliz a los personajes que el poeta imaginó para ella, como Cathleen Ní Houlihan
Los enojos entre ambos, también fueron anecdóticos: Yeats supo “castigarla” con su No Second Troy atribuyéndole el personaje de Helena de Troya y haciéndola parcialmente responsable de la violencia en Irlanda, al igual que la mítica Helena fue parcialmente responsable de la guerra de Troya. Gonne, por su lado, le disparaba que no tenía suficiente “Marte en su horóscopo” en clara alusión al carácter pacífico del hombre. 

Las andanzas de Maud con otros gavilanes también fueron célebres. Tuvo dos hijos con el muy casado político Lucien Millevoye y después de rechazar las propuestas matrimoniales de su “amor”, contrajo nupcias con el republicano irlandés John MacBride, despertando los celos y el odio eterno de Yeats, quien sufría y dejaba algunos de los poemas más conmovedores que se hayan escrito. 

¡No soy feliz sin ti!” le dijo alguna vez a su ingrata Maud y ella le respondió: “Oh, claro que sí lo eres. Haces bellas poesías con tu infelicidad y eres feliz con eso. El matrimonio sería un asunto muy aburrido. Los poetas no deberían casarse. El mundo me debe las gracias por no casarme contigo”.  
Maud y Yeats inventaron su propio amor, con "un poema y un trombón", y se quisieron así, piantaos, piantaos, piantaos




Notas: 
. Maud Gonne MacBride (1866-1953)  publicó su autobiografía en 1938, titulada A Servant of the Queen.
. Su hijo Seán MacBride, activo en la política de Irlanda y en las Naciones Unidas, fue galardonado con el Premio Nobel de la Paz en 1974. 
. Ella murió sola a los 86 años de edad y está enterrada en el cementerio de Glasnevin , Dublín. 
Fuentes: 
. Brady, Margery. The Love Story of Yeats and Maud Gonne. Mercier Press Ltd, 1990 
. Dowling, Sam. The Flame and the Stone Maud Gonne and W.B.Yeats. Lulu.com, 2007


Google