sábado, 29 de diciembre de 2007

LOS CUSTODIOS DE MI ALMA


Ing. Silvia Marinaro:


Te fuiste un 21 de Diciembre caluroso y con ese viento Zonda que tanto odiabas. 
Flaca loca y trastornada, tenaz, caprichosa y contradictoria, mística y pragmática, olías a ingeniera en petróleo y transpirabas metafísica. 
Te parieron una sucesión de infortunios y te curtieron, como un callo, para siempre. 
Te quiero, en esa forma rústica y dura, como fue siempre nuestra amistad, sin cotilleos, sin sensiblerías y sobre todo, sin quisquilla. A cambio tuvimos célebres, sanguinarias discusiones, y aún más memorables intercambios intelectuales. Todo un placer. Y nos comunicamos, y estuvimos cerca y lejos, y nuestra amistad "soportó la infrecuentación" ,como decía Borges.


¿Te acordás de mi frase "no es necesario que te tomes el trabajo de pensar por mí"?. Estuve enojada con Vos todo un mes, por haber respondido una pregunta dirigida a mi persona, y luego nos reímos un año entero recordando ese momento tan estúpido. ¿Y nuestros personajes?. Me decías que Vos eras Eva Perón y yo, Victoria Ocampo...disfruté infinitamente esos momentos de risa y caracterización, estabas tan segura que serías una conspicua Senadora Nacional (de cualquier partido político, daba igual) y yo, una aristocrática escritora.


Sí, decididamente nos hemos reído juntas, sobre todo con tus fobias. Fobia a los ascensores, a las multitudes, a los medios de transporte colectivos, a las personas ignorantes y presuntuosas de ser ignorantes. Fobia a las turcas mercaderes de sexo, a las "gatas mojadas", a la pobreza, a la falta de elegancia. Te encantaba que fuéramos las chicas altas y guapas de cualquier reunión tonterías de amigas ¡pequeñas vanidades que alguna vez también fueron nuestras!


Hoy te dedico mi absoluta incapacidad para poner una palabra después de la otra. Te dedico recuerdos de nimiedades intrascendentes. También te dedico mi torpeza. Hoy no quiero pensar con profundidad ningún tema. Porque si pienso, quizás sepa que has muerto. Pero eso no puede ser posible, porque si voy a la Facultad de Ingeniería te veré bajar las escaleras con tu traje blanco, haciendo equilibrio con la cartera, el cigarrillo y la lata de coca-cola. O hasta es posible que en cualquier momento, entres por la puerta de casa, hablando en voz alta, putiando, quejándote del calor y dándome órdenes. 
Supongo que con todo este manojo enredado de palabras quiero decirte, amiga, espero que hayas encontrado el ágora para la Senadora, el Delfos para tus dudas y a Dios -que siempre sospechaste -para tu alma.






Cuando el calendario manda terminar otro año, levanto mi copa virtual para brindar en honor de mis hacedores y custodios. Algún misterioso designio los trajo a mi vida y aunque siempre olvide mencionar muchos nombres, la huella seguirá indeleble.


A su salud.



A Pinocho, Louisa May Alcott y sus Mujercitas, a Mark Twain, a Hermann Hesse, a mi marido, Hombre de mi vida, el gran amor, a Dostoievski, León Tolstoi, al entrañable Borges, a mi hijo vínculo con la eternidad, adorado terrorista de mi cordura, gran amor, legado a la Humanidad y el Derecho, Sócrates, Shakespeare, Ibsen, a Silvia Marinaro, donde estés sé felíz, Chesterton, Platón, Virgilio, Mario Bunge, Joyce, a Oscar Wilde, Aristóteles,a Olga Ivana Galleguita Loca de Generoso Corazón, a Julio Cortázar, Salvador de Madariaga, Victoria Ocampo, José Ingenieros, Proust, Xul Solar, Patry Cozzani, Ayn Rand, Moliére, Nijinsky, Miguelo Mesa amigazo, Julio Verne, Goethe, Virginia Woolf, J. R.R. Tolkien, Umberto Eco, Niccoló Machiavelli, Haydeé, Albert Camus, Alfonso Reyes, A. Malraux, W.A. Mozart, a Dolores, Kafka, Homero, inolvidable Victor Hugo, Alexandre Dumas padre e hijo, Stravinsky, a la adorable Grace, André Breton, Dalí, al Moro, a la Wikipedia, Charles Baudelaire, Edgar Allan Poe, a Natalia, George Sand, Delacroix, Wagner y sus valkirias que cabalgan, Juan Manuel de Rosas, Adolfo Bioy Casares, Berkeley, William Faulkner, Descartes, Tzara, Duchamp y el dadaísmo, a Maggie y Alejandro, Dante Alighieri, Esquilo, Sófocles y Eurípides, Manuel Belgrano, a Diógenes y su tonel, a Santo Tomás, a Leibniz, a Alejandra, Tristán e Isolda, Baruch Spinoza, a José Vicente, Alejandro Dumas Infinito,José Ortega y Gasset, J.J. Benítez, a los protagonistas de la Ilustración Francesa, a Immanuel Kant, revista Anteojito, Plutarco, Friedrich Nietzsche, a Berrysand, Marco Aurelio, Cicerón, el poeta Horacio, a Lourdes y A Lulú la seguimos, V. Van Gogh, Carl Jung, H. Tolouse Lautrec, a Escila y Glauco, a Shopenhauer (pese a su misoginia), a M. Kundera (otro misógino), a Renoir, Manet y Monet, a Sísifo y su piedra, a Ludwig, Jean Paul Sartre y Simone de Beauvoir, a Son Poemas, A. Conan Doyle, TheDruid, E. Zola, Luciano Pavarotti y Caruso, Paul Cezánne a la increíble Isadora Duncan, a Edith Piaf, a Gandhi, a Gillaume de Apollinaire, Humanoide, a Agatha Christie, a Diego Rivera, a Alejo Carpentier, a Gabo, a Xuchitl, a Natacha Rostov, Hemingway, Cervantes, Jesús de Nazareth....