sábado, 1 de noviembre de 2008

LA MUJER PERFECTA

Según el implacable psicoanalista y escritor francés, Jacques Lacan, el deseo nunca se satisface del todo. A su vez Friedrich Nietzsche nos asegura que “Llegamos a amar nuestro deseo, y no al objeto de ese deseo”.

Lo innegable es que desde tiempos inmemoriales, el ser humano se ha sentido atraído por lo inalcanzable, ese objeto perfecto que se anhela y nunca se puede obtener. Y quizás esa sea la razón por la cual Jessica Rabbit siempre será, la Mujer Perfecta.





Jessica es una diosa, o la mezcla de varias. La escultural pelirroja tiene unos imposibles y rasgados ojos verdes, una boca con forma de fresa, curvas que marean, una voz… unas piernas…está casada con Roger Rabbit, pero sobre todo, su atractivo descansa en la mayor virtud femenina: No es real, es inalcanzable, es la Mujer Perfecta.

El dibujo animado creado por Gary Wolf  para la película “.Who Framed Roger Rabbit”(1) (¿Quién engañó a Roger Rabbit?) nos legó un mito erótico, una mujer sensual que resumía las fantasías masculinas. Algunos incluso aseguran que le robó el papel protagónico a su marido conejo.
Y si bien existen secuencias favoritas –para quiénes les gustó le peli- indudablemente el número musical “Why don’t you do right” es inolvidable…





Sensualísima, ajustándose el vestido y dibujando con sus manos la propia silueta, Jessica Rabbit le dice al embelesado detective Valiant (Bob Hoskins) el famoso “No soy mala. Me han dibujado así”.



La Diosa Cartoon  tiene la voz de Kathleen Turner, la boca de Angelina Jolie, los ojos de Marlene Dietrich,  las piernas de Marilyn Monroe, los pechos de Jayne Mansfield, el cabello de Verónica Lake y canta con la voz de Amy Irving…¿Quién se anima a desafiarla? Es... la MUJER PERFECTA.













(1) En el título original la película no tiene signo de interrogación, debido a que una superstición asegura que trae mala suerte en la taquilla.

Google