miércoles, 8 de julio de 2009

Las Huelguistas


"Make love, not war"…nunca fue sencillo de implementar en nuestro mundo, siempre en conflicto. Y antes, muuuucho antes de Lennon, otro pacifista activo confió en las Mujeres para terminar con la guerra e implementar el ansiado Peace and Love.


En el 411 a.C. al viejito calvo y cascarrabias Aristófanes, se le ocurrió escribir su obra de teatro más famosa: la inolvidable Lisístrata. Por ese entonces, la guerra del Peloponeso llevaba 20 años y en toda Grecia se podía ver la ruina económica y moral, las familias destrozadas, hijos muertos en combate y mujeres solas.


Lisístrata, la esposa de un soldado ateniense la tenía muy clara. Cansadísima de esa guerra entre Atenas, Esparta y las otras polis griegas, se rebeló y propuso terminar el conflicto usando una legítima arma femenina: la huelga sexual indefinida hasta que los hombres dejaran de pelear.
Convocó tanto a las atenienses como las lacedemonias y sus aliadas, las habitantes de Esparta, Tebas y Corinto y las instó a seguir su plan.

"Y ¿qué plan sensato o inteligente podrían realizar las mujeres, si lo nuestro es permanecer sentadas, bien pintaditas, luciendo la túnica azafranada y adornadas con el vestido recto y con las zapatillas de moda?"
Cleonice (vecina de Lisístrata)

Con resistencias al principio, las mujeres finalmente fueron convencidas por Lisístrata de la necesidad de privar de sexo a maridos y amantes; incluso las induce a cometer actos subversivos como la toma de la Acrópolis y de los recursos económicos, para dejar sin fondos a la guerra. (Ni sexo ni dinero) Aún amenazadas por sus propias “flaquezas”, estas muñecas bravas y estoicas, logran la desesperación en el “bando enemigo”.


Después de diez días los hombres consideraron que la abstinencia había llegado demasiado lejos y finalmente firmaron un acuerdo de Paz, que Lisístrata se encargó de negociar en nombre de todas las féminas griegas. La Reconciliación – deseada fervorosamente por ambas partes- selló el momento en que los griegos de la ficción, dejaron de hacer la guerra y pasaron sin más trámites al amor en sus tálamos.

24 siglos después que Lisístrata y las poderosas huelguistas despertaran polémicas con su apología de la paz…seguimos buscando la mágica utopía de “make love, not war”.
Y Oh, yeah! “Dirás que soy una soñadora…pero no soy la única”.
















Enlaces: Wikipedia
Imágenes: Internet
Google