sábado, 8 de agosto de 2009

PIN-UPS


“Dejemos las mujeres bonitas a los hombres sin imaginación” (1)
Vous êtes sûr, Marcel?

Bonitas y  sensuales. A veces sólo les bastaba una sonrisa o un saludo mirando a la cámara fotográfica para prometer un paraíso y difícilmente desnudaran sus atributos femeninos ¿Para qué? Eran dueñas y señoras de su tesoro: la imaginación masculina…

En los Estados Unidos -décadas 40 y 50- los dibujos o fotografías de mujeres modelo, conocidos como pin-up, protagonizaron una verdadera revolución que trascendería al mundo. Las imágenes podían recortarse de revistas, periódicos, ser tarjetas postales o litografías. Pero sin dudas las más populares fueron las pin-ups en los calendarios que regalaba el gobierno estadounidense a los soldados durante la II Guerra Mundial.

Y allí, pegadas en los barracones, taquillas o pertrechos de los combatientes, en medio del fuego de las metrallas, en la drôle de guerre o en la pausa… estaban “ellas”, con sus cinturas de avispa, en poses imposibles, pícaras e ingenuas, con faldas que enseñaban lo justo o una lencería que sugería…siempre sugería.



Entre estos nuevos iconos femeninos más populares estaba la imaginaria Betty Boop, pero también y sobre todo, la muy real Betty Grable y sus piernas (2)



 Vargas Llosa dice que “Los seres humanos tenemos un arma maravillosa para defendernos de las frustraciones, de los reveses continuos que nos infringe la vida, que es la imaginación.”. Y en su momento, las pin-ups, esas diosas de papel, llevaron sus fantasías “divinas” hasta el mismo infierno.





(1) Quizás. No hemos podido confirmar la autoría de esa frase a Proust.

(2) Pin-up número uno durante la II Guerra Mundial. La fotografía de Betty en traje de baño y con la cabeza mirando por encima de su hombro derecho, fue incluida en la lista de las “100 fotografías que cambiaron el mundo” elaborada por la revista Life.

Las pin-ups  también fueron conocidas por el término inglés “cheesecake˝ (pastel de queso)
Enlaces: Wikipedia
Imágenes: Internet

Google